Día Mundial de los Mares: ¿Por qué es importante conservarlos?

Más allá de lo bien que se ve una playa limpia, y sin plásticos, los océanos son fundamentales para la vida en la Tierra. En esta nota, te contamos porqué.
Voluntarios durante una limpieza de playa. Lima
Voluntarios durante una limpieza de playa. Lima

¿Sabías que los océanos absorben alrededor del 30% del dióxido de carbono producido por los humanos? Esta absorción de uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI) amortigua el impacto del cambio climático, y por ende del calentamiento global. Y esta amortiguación depende de frágiles ecosistemas, ecosistemas que sustentan incontables vidas de plantas y animales que absorben los gases que genera la actividad humana.

Lamentablemente, hoy estos ecosistemas están amenazados por la contaminación que deriva de la actividad humana: Desde el dióxido de carbono que acidifica las aguas marítimas, hasta los plásticos mal gestionados que llegan al agua y envenenan flora y fauna marina, desde la sobrepesca hasta la explotación de combustibles fósiles. 

Es por ello que los estados del mundo celebran cada 29 de septiembre el Día de los Mares: un día destinado a llamar a la conciencia sobre la fragilidad de estos ecosistemas, y la necesidad de protegerlos. Según la organización "Clima de Cambios" de la PUCP, Mar es el nombre genérico que utilizamos para designar todas las aguas saladas que cubren cerca del 75% de la superficie del planeta.

Según el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia, 1,5 millones de aves, peces, ballenas y tortugas mueren al año por desechos plásticos. Peor aún, esta situación podría agravarse. Quizás una de las más alarmantes afirmaciones que derivan de las estimaciones para el futuro de las Naciones Unidas es que, en tan solo 30 años, la masa de plástico que contamina nuestros mares sobrepasaría a la biomasa de todos los peces bajo la superficie marítima del mundo. ¿Se imaginan vivir en un planeta dónde sea más fácil encontrar basura plástica que peces?

No es una cifra tan difícil de imaginar si tomamos en cuenta que de acuerdo con los datos de la ONU, la humanidad usa 500 millones de bolsas plásticas cada año. Por otro lado, según datos revelados por Petter Malvik, Oficial de Comunicaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), "el 99% de todas las aves marinas habrán ingerido algún tipo de plástico a mediados del siglo"

Afortunadamente en años recientes diversas iniciativas de varios estados alrededor del mundo intentan revertir, o al menos aminorar, esta crisis. En Alemania, por ejemplo, los cubiertos de plástico desechables quedarán completamente prohibidos para el mes de julio del próximo año.

En nuestro país, además, también se han presentado avances en esta problemática. Según Marysol Naveda, Coordinadora General de la organización Life Out of Plastic (LOOP), quizás el principal logro en años recientes es la Ley de Plásticos.

"Creo que uno de los logros más importantes es la Ley de Plásticos de un solo uso n°30884, la cual regula principalmente el uso de las bolsas plásticas. Esta ley desalienta el consumo excesivo de bolsas debido al costo que ahora se le añade". afirmó Marysol Naveda. Así mismo, la activista por el medio ambiente también señaló la importancia del reciclaje que promueve la ley en la industria del país: "hace énfasis también en la importancia de reciclar, ya que las botellas PET deben tener un porcentaje de pet reciclado en sus envases".

Finalmente, la vocera de LOOP alerta sobre cómo en nuestro país la pandemia por covid-19 ha significado algunos retrocesos: "con la pandemia por el covid-19 las personas se han olvidado de esta ley y han empezado a consumir más plásticos de un solo uso debido al miedo al contagio".

Cabe resaltar que en nuestro país la gestión de residuos sólidos es aún bastanrte precaria a pesar de los avances recientes de últimos años. De hecho, según reporte del Ministerio del Ambiente (Minam) del 2019, existen en nuestor país 1585 botaderos, y solo 52 rellenos sanitarios. Los botaderos son una amenaza para el medio ambiente puesto que la basura no está sellada bajo tierra, y con frecuencia tampoco compactada; por lo que no es raro que la basura se cuele con los vientos en ríos y playas, y luego al océano.

Con la pandemia actual muchos servicios privados y públicos de reciclaje se vieron restringidos, o suspendieron sus actividades, lo cual afecta negativamente la incipiente industria del reciclaje en nuestro país que aminora el impacto de la precaria gestión de residupos.

¿Qué podemos hacer nosotros por ahora? Marysol enfatiza en concientizar a quienes podamos, "enseñamos a las futuras generaciones a respetar y cuidar nuestro planeta, mediante un consumo responsable para poder disfrutar de nuestras playas", y agrega: "Aún falta mucho más, pero en principio que ha sido un gran avance.".

 

0 Comentarios
¿Qué opinas?