Cusco: Agricultores recuperan variedades de papa, maíz y quinua de la desaparición

93 agricultores conservacionistas de seis comunidades campesinas del distrito de Lares, en la provincia de Calca, fueron reconocidos por su labor en la conservación del petrimonio genético agrícola.
Forto: MInam
Forto: MInam

“Son los custodios de nuestra agrobiodiversidad, al prestar un servicio ecosistémico de conservación de nuestro valioso patrimonio genético”, así se refirió la Ministra del Ambiente, Kirla Echegaray, a los 93 agricultores de seis poblados distintos que han recuperado distintas variedades de cultivos que se encontraban en riesgo de desaparecer. La ministra declaró esas palabras durante una ceremonia en la Plaza de Armas del centro poblado de Choquecancha, en el distrito de Lares, Calca, departamto del Cusco.

Los agricultores fueron reconocidos específicamente por la recuperación de cultivares de maíz como Kello Chullpi, Chicha morada, Jokotuay, Yanafalcha, Saqsamisa, Wayra Sara, Pusahuacho Soqso.​​​​​​​

La autoridad añadió que, en cumplimiento de compromisos asumidos, se hace entrega de retribuciones respectivas a los agricultores “por haber iniciado la recuperación de nuestras semillas, lo que permitirá elevar la productividad de los cultivos en las diferentes comunidades campesinas beneficiadas en Cusco”.

Además, expresó su confianza para lograr la recuperación de 71 cultivares de diez cultivos nativos, con 38 comunidades campesinas y 520 nuevas familias de Cusco, Apurímac, Puno y Huancavelica. “Al final del proyecto, en el 2022, pretendemos llegar a 5000 hectáreas de parcelas con mayor diversidad de cultivos, y con mecanismos por los cuales los gobiernos locales y las instituciones puedan invertir con fondos públicos para fortalecer la conservación de la agrobiodiversidad”, afirmó mediante su presencia virtual con los ciudadanos participantes en la mencionada ceremonia.

Desde 2014 el Ministerio del Ambiente (Minam) impulsa su proyecto GEF Agrobiodiversidad, el cual busca contribuir con la recuperación de 49 cultivares de papa, maíz y quinua, en variedades y razas en riesgo de desaparición, en 34 comunidades de las regiones Apurímac, Cusco, Huancavelica y Puno. Para ello buscan acuerdos de conservación y uso sostenible de cultivares nativos con alto riesgo de desaparición, sobre todo de cultivos como quinua, papa y maíz.​​​​​​​

 

 

 

 

Como parte de las retribuciones se entregan equipos e insumos para fines agropecuarios (carretillas, mochilas fumigadoras, picadoras, palas, picos, reposteros/armarios para utensilios de cocina, calaminas, entre otros), para mejorar la jornada en el campo. Asimismo, se está procediendo con la devolución de semillas de cultivares entregadas al inicio de la campaña agrícola, los mismos que permitirán incentivar y revalorar la agrobiodiversidad en las diferentes comunidades campesinas en sus dinámicas tradicionales de conservación.

0 Comentarios
¿Qué opinas?